Con el fin de rescatar nuestras tradiciones, se realizó el festival del papalote para así dar por terminado el curso preuniversitario. Una fiesta de color, formas y creatividad fueron las que los alumnos pudieron regalarnos.

f

Correo UNACH